Algo de lo que no se puede uno perder cuando viaja, y más si es a otro país, es conocer un poco de la comida típica del lugar en que estamos.

En esta ocasión les queremos compartir la comida de Costa Rica, que no es una comida muy condimentada y está hecha en su mayoría por arroz, frijoles, maiz, verduras, carne, pollo o pescado y suele servirse con tortillas de maíz.

Gallo Pinto

El más conocido de los platillos típicos es el Gallo Pinto. Es proveniente del Valle Central de Costa Rica y es el plato principal y obligatorio para el desayuno del costarricense o “tico” como también se les conoce.

Está hecho a base de frijoles negros y arroz, junto con ajo, cebolla, chile dulce, y el caldo de frijol.

Y aunque no se puede determinar su origen real, es un tipo de platillo que se consume mucho en Costa Rica y algunos otros países de Centroamérica y el Caribe, aunque la receta varía de país en país.

Casado

Otro platillo tradicional es el Casado, que se acostumbra para el almuerzo. Su nombre se refiere a la diversidad de sabores que están “casados” en el platillo.

Sus ingredientes principales son arroz hervido, frijoles y platano dulce frito. En la mayoría de las ocasiones se acompaña de carne de res, cerdo o pollo, además de llevar una guarnición de ensalada, que tradicionalmente está hecha con col.

Este platillo es considerado económico, ya que se puede preparar de muy diversas maneras dependiendo del presupuesto que se tenga.

Empanadas de chiverre

Un postre tradicional de Costa Rica son las empanadas de chiverre.

El chiverre es también conocido como chilacayote, sambo, zapallo o calabaza blanca.

Para este postre se prepara una mermelada o jalea de chiverre y con ese se preparan las empanadas.

Agua Dulce

Para terminar las recomendaciones gastronómicas de Costa Rica está una bebida tradicional conocida como Agua dulce.

Es una bebida preparada con agua y tapa de dulce, que en otros países es conocido también como piloncillo, atado dulce o melaza.

Para su preparación se raya o se corta la tapa dulce y se hierve hasta formar una miel, y después se le agrega más agua. Después se puede servir sola o con leche caliente. Y en algunas provincias se toma frío con un poco de limón ácido y jengibre.